domingo, 20 de noviembre de 2011

Capítulo 11: Un amanecer oscuro

 Escritora:
Las ventanas estaban cerradas y ocultas bajo las persianas blancas y unas gruesas cortinas color café...estaban todas las habitaciones de la casa de Julie. Solo estaban a principios de julio...aun quedaba demasiado verano por delante, y esos hombres, seguirían persiguiéndolos, hasta entonces?
Esa, era la frase que no paraba de repetirse casi inaudible en los labios de Julie, que no paraba de pensar y pensar en lo que le había pasado. "He estado a punto de morir" se decía para sí...pero lo único que no hacía que sus ojos llorasen era pensar que seguía viva, y que sus padres volverían en menos de dos semanas.
La habitación estaba oscura, muy oscura. Sophie, se despertó, pensando que todavía sería de noche, pero con una pequeña linterna, advirtió, que las persianas estaban totalmente bajadas y que esas gruesas cortinas impedían que entrara cualquier rayo de luz.
Se movió despacio entre las sábanas, intentando salir sin hacer ruido; no quería asustar a Julie. De pronto, la pequeña linternita, dejo de emitir luz...pero Sophie se levantó despacio, posó sus pies descalzos sobre la madera, que crujió suave. Se movió despacio, intentando no tirar nada, hasta las ventanas, despacio, giró la manivela de la persiana, que subía despacio....por fin, la luz entró en el cuarto, iluminándolo completamente con una preciosa claridad con la que se veía perfectamente. Sophie, se acercó a su maleta, que había llevado a casa de Julie...por si acaso. Cogió una camiseta azul verdosa, de tirantes y espalda de nadadora, fresquita y cómoda, unos vaqueros no demasiado ajustados, unos deportivos blancos,una sudadera, una goma de pelo y la ropa interior. Agarró el neceser y se fue despacio al cuarto de baño de la habitación de Julie. Necesitaba darse una ducha...despejarse y pensar. Cuando entro una sombra humana reflejada en el viejo espejo la asustó y dejó caer sobre el suelo todo lo que llevaba en las manos, pero la sombra desapareció de pronto, debía estar soñando...o sería algo que se acercó a la ventana. Rápido, recogió sus cosas y cerró la puerta. Dudó si cerrar el pestillo, que estaba oxidado y quizás podría quedarse encerrada y que nadie se diera cuenta...tenía miedo, pero por otro lado, arriesgarse a que entrase alguien y ella duchándose, le producía escalofríos, pero finalmente, optó por poner una silla delante de la puerta y corrió un poco un mueble para asegurar mejor la puerta. Quizás no era la mejor opción, pero fue quizás lo que creyó más adecuado.
Un rato después, mientras se peinaba un poco y se ponía los deportivos, oyó un grito, inmediatamente salió del baño todo lo deprisa que pudo, y vio a Julie caída al lado de la cama, y la ventana medio abierta, y a lo lejos una sombra que huía...
Sophie, alcanzó el móvil y llamó a los demás, mientras intentaba despertar a Julie. Seguía viva, y con un pulso normal, pero tenía heridas en la cara y marcas en las muñecas, como si alguien la hubiese agarrado y ella hubiese intentado escapar.
Una hora después, ya habían curado a Julie, que estaba tumbada en un cuarto, descansando, pero seguía sin decir nada...estaba débil y parecía muy asustada, por lo que sus amigos no decidieron molestarla.

Estaban en unos sillones de una habitación contigua, desayunando algo, mientras Sophie les relataba detalladamente lo que ocurrió.

2 comentarios:

Anna Soler dijo...

Hola soy anna del blog romance.
Muy guai la historia.
Teneis talento.
Yo tambien escribo,
Un beso

Las escritoras dijo...

Hola, muchas gracias n.n

Escritora